Datos Técnicos

Ruta

Para realizar esta ruta es imprescindible llevar G.P.S, aunque si hay señalización tanto de fitos como de pinturas, hay tal cantidad de caminos que hacen un poco difícil guiarse. También hay que llevar suficiente agua ya que no hay ninguna fuente en todo el trayecto. Esta ruta carece de dificultad técnica, pero su desnivel, sus estrechas sendas, los tramos que hay que trepar en algunos momentos y la gran cantidad de baja vegetación, hacen de esta ruta una experiencia fantástica de montañismo pero a la vez es de una gran dureza. Nos acercamos hasta la población de Alcira, buscamos el hospital y por la parte de atrás vemos las indicaciones para llegar al "Paraje de la Murta". Después de un largo trayecto entre campos de naranjos llegamos hasta el parking de la murta, donde aparcamos y damos inicio a esta aventura.

En la parte de arriba esta el camino que nos lleva hasta la casa del "Guarda", donde nos pedirán el nombre y el D.N.I para el control de visitantes al parque. Aquí también podemos informarnos de los distintos recorridos que podemos hacer por este bonito paraje. Seguimos por la pista y a pocos metros de pasar la caseta del guarda cogemos una senda que nace a nuestra derecha con el nombre de "Senda Botanica de la Umbria". En pocos metros nos encontramos con una antigua "Calera", que a grandes rasgos es un horno de rocas construido de forma circular donde se apilaba y posteriormente se calentaba la piedra caliza para transformarla en cal. Pronto la pista se convierte en senda y empezamos ha sentir como la gran cantidad de vegetación pone alerta a todos nuestros sentidos. También vemos carteles donde explican las distintas clases de plantas que nos vamos encontrando.

Empezamos una fuerte subida entre vegetación y piedras resbaladizas que hacen un poco difícil el poder andar con fluidez, pero esto hace que sea divertido. Después de desechar varios caminos llegamos hasta un monolito justo en la cresta de la montaña, desde donde disfrutaremos de unas vistas fantásticas.

Aprovechamos este rincón para almorzar y coger fuerzas. Después de un buen cafetito caliente, seguimos subiendo por esta frondosa senda hasta llegar al collado de la "Senda del Pobre". Seguimos subiendo y en un punto no muy bien definido, nace una senda a nuestra izquierda que cogeremos al bajar de nuestro próximo destino. Nos guiamos por los fitos de piedras y empezamos una vertiginosa subida hasta llegar a la "Orella D'ase", 575m de altura con unas vistas impresionantes.

Después de tomarnos un buen respiro y dejar que todo nuestro cuerpo disfrute de este magnifico rincón, empezamos a descender hasta encontrar la senda hacia la derecha, por el cordal de la montaña. Entramos en una senda muy estrecha y con algunos tramos difíciles de superar, ya que estamos al borde del barranco y con una altura nada desdeñable. Con mucho empeño pasamos este tramo y vemos como la senda se hace mas definida hasta llegar a una nueva cresta. Seguimos por esta senda y vemos el siguiente destino bien definido. Después de una pequeña subida llegamos hasta la "Cruz del Cardenal".

Desde este punto vemos la cima del "Caball Bernat", que visitaremos en otra ocasión. Empezamos a descender siguiendo las señales del PR hasta llegar al "Collado de San Sofi", que separa las dos cumbres antes mencionadas. Hacia la derecha iniciaríamos el camino hacia la famosa "Canal del Bernat", un trayecto algo técnico y solo para los mas aventureros. Nosotros cogemos la senda de la izquierda. En esta parte tenemos que tener mucha precaución ya que la senda es muy resbaladiza y pedregosa. Desembocamos en la "Pista Forestal de la Solana" y viramos hacia la derecha. Esta pista nos lleva directos hasta el "Monasterio de los Jeronimos de Santa Maria de la Murta". Las ruinas de la iglesia del Monasterio de La Murta pertenecen a una fundación jerónima del siglo XIV, pero que sufrió distintas modificaciones y reconstrucciones artísticas y arquitectónicas a lo largo de las siguientes centurias. Como para la mayoría de los monasterios, la desamortización y exclaustración del siglo XIX fue un golpe casi definitivo para la supervivencia de los edificios del cenobio, progresando su ruina hasta dejar, en la actualidad, sólo algunas paredes del templo, arcos interiores de medio punto, la portada barroca y una pila bautismal de probable origen medieval (allí se indica que es románica del siglo XIII). Lo más destacado, es, sin duda la gran torre aneja a la iglesia, de claras características defensivas. Dicha fortaleza se conserva mucho mejor que el resto de edificaciones y es un imponente prisma almenado, salpicado de garitones. Todo ello parece obra del siglo XV o XVI.

Podremos disfrutar de sus magníficos jardines y de este entorno lleno de naturaleza. Cruzamos el puente de "Felipe II" y enlazamos con el GR-236.

Esta pista nos lleva, en un par de km, hasta la entrada del valle, donde se encuentra el punto de información y la casa del guarda, desde allí nos dirigimos hasta el coche, dando fin ha esta increíble aventura por los alrededores de "Alcira".