Datos Técnicos

Ruta

Esta semana vamos a realizar una excursión cultural, para ello nos acercamos hasta el "Yacimiento Arqueológico Tossal del Mortórum". Situado en la localidad de "Cabanes". El punto de inicio se encuentra en un punto intermedio de la carretera CV-146, si lo ponemos en "Google Maps", nos llevará sin problemas. Aparcamos junto a los paneles informativos de la ruta de hoy.

Después de los calentamientos habituales, seguimos por la carretera hacia abajo siguiendo las señales. En pocos metros nos desviamos hacia la izquierda y el asfalto se convierte en tierra. Comenzamos a subir por un camino rodeados de grandes y bonitos pinos, típicos de esta zona.

En mitad de la subida nos encontramos con una vieja "Calera", que pena dejar perder estas maravillas...

.

Cogemos altura rápidamente y es parada obligatoria en cada curva, parar y disfrutar de estas bonitas vistas, el mar por un lado, la montaña por otro. Los antiguos sabían donde construir sus casas...

Más pronto de lo que nos gustaría, llegamos hasta el "Asentamiento Mortórum". El yacimiento consta de dos localizaciones, el "Poblado y Túmulo Funerario". El poblado lo encontramos en la parte izquierda y para llegar al "Túmulo", tenemos que seguir la senda hasta el final del cerro, en la parte derecha. Nosotros elegimos primero visitar el "Poblado". Las excavaciones han permitido saber que es un lugar que se habitó ya hace 4000 años y que ha tenido varias fases de ocupación que finalizarían a mediados del siglo VI a.n.e.

Información de Interés

El lugar en el que está situado el poblado posee un sistema de defensa natural por lo escarpado del terreno en el que se asienta. Desde su ubicación además se puede acceder visualmente a una amplia franja de territorio. Por último su entorno natural a escasos 5 kilómetros de la costa y la franja de la sierra litoral a la que pertenece hace suponer que en su momento proporcionaría una gran cantidad de recursos para la supervivencia. Fue ocupado por primera vez en la Edad del Bronce aunque durante un breve periodo de tiempo. De esta etapa tan solo se han podido excavar algunos vestigios de construcciones. Esta fase de ocupación finalizó con al abandono del asentamiento probablemente a causa de un incendio.


En la Edad de Bronce pero ya en el período tardío, el lugar fue de nuevo habitado. Esta vez el poblado fue configurado construyendo sobre aterrazamientos que aprovechaban las irregularidades del terreno. Junto a sus edificaciones y en el lado menos escarpado se levantó en esa época una muralla defensiva asentado sobre la roca y basado en grandes bloques de piedra caliza sin trabajar y trabados en seco. De esta etapa se han recuperado piezas cerámicas fabricadas a mano algunas de tamaño medio y recipientes de servicio con decoraciones incisas o de cordón. Estas junto al análisis de restos de carbón han sido las que han permitido una datación más exacta de esta fase. La última fase de ocupación, en la Edad del Hierro configura el poblado con una estructura más clara. Podemos detectar tres calles en torno a las cuales se distribuyen trece estancias de forma rectangular agrupadas en cuatro manzanas. La técnica de construcción es sencilla con bloques de piedra con tendencia plana pero sin trabajar y un característico mortero amarillo. Para la construcción de hogares y hornos y para la construcción de techos se utilizaron bloques de piedra más grandes. Sus habitantes diferenciaron zonas de almacenaje y de vivienda. También el poblado estaba defendido con una muralla y al parecer por una torre. Se supone que una actividad principal en relación con el poblado era la explotación minera.


Sobre su modo de vida podemos saber de sus labores agrícolas y ganaderas y de la fabricación de sus útiles de trabajo y cotidianos. Se han hallado cerámicas de vajilla y almacenamiento Estos restos cerámicos son en una gran proporción cerámicas hechas a mano pero como corresponde a la época hay relevantes piezas de cerámica a torno así como cerámicas de importación fenicia. El yacimiento ha proporcionado también en relación a esta fase varios objetos metálicos de hierro y bronce. Algunos cuchillos de hierro de pequeño tamaño y diversos ornamentos de bronce. A través de los hallazgos se puede deducir que el asentamiento tuvo un relativamente corto periodo de funcionamiento, de entre 50 y 100 años, aspecto que es coherente con las características constructivas y de uso observadas. No se han detectado remodelaciones estructurales que puedan interpretarse como reorganizaciones del espacio o de reparación por deterioro. Esta última fase de ocupación como sucedió en el bronce tardío finalizó con el abandono del poblado a causa de un incendio.

Volvemos hasta el cruce y seguimos las señales hasta llegar al "Túmulo Funerario". Este túmulo funerario se utilizó para enterrar a los habitantes de Mortórum durante la Edad del Bronce, es decir, a lo largo del segundo milenio a.n.e.

Información de Interés

Este túmulo funerario se utilizó para enterrar a los habitantes de Mortórum durante la Edad del Bronce, es decir a lo largo del segundo milenio a.n.e. Descubierto en el año 2006, se trata de una gran estructura de carácter funerario, formada por un espacio central o una cámara sepulcral delimitada por grandes losas en vertical, y sostenida por una forma estructural más o menos cuadrangular construida con grandes bloques de piedra. A pesar de que la tumba fue expoliada de antiguo, las excavaciones han permitido recuperar restos humanos de 5 individuos, si bien pudieron ser bastantes más los depositados en ella. El túmulo de Mortórum es especialmente interesante porque representa un tipo de enterramiento que es típico de otras zonas peninsulares de tradición megalítica, pero no de Castellón ni de zonas limítrofes donde en la Edad del Bronce se acostumbraba al enterramiento individual generalmente en pequeñas cuevas, aunque en esa época y en esta zona aparecen también enterramientos bajo viviendas o en fosas. Sería un enterramiento de cámara simple pero que no pertenecería a ningún conjunto tumular y probablemente sería reutilizado a lo largo del tiempo en el que los pobladores del Bronce permanecieron en el lugar. Es esta la otra peculiaridad, su relación directa con un poblado, ya que se encuentra a unos 250 metros del mismo.

Que bonita es nuestra historia. Después de esta pequeña inmersión en lo antiguo, solo nos queda desandar lo andado hasta llegar al coche, dando fin a una estupenda excursión por los alrededores de "Cabanes".