Datos Técnicos


Ruta

Esta semana nuestra aventura comienza en la población de "Argelita". Una vez llegamos al pueblo, seguimos por la carretera y en pocos metros hay un parking a nuestra izquierda donde dejar el coche. El aparcamiento en centro urbano está prohibido. Una vez hechos los calentamientos habituales salimos a la carretera y seguimos en dirección hacia "Ludiente". Enseguida vemos los paneles de información de las distintas rutas que podemos hacer en esta zona, y también las señales del PR que debemos seguir.

Información de Interés

Argelita es una muy bella población del Alto Mijares, situada en el valle que forma, cerca ya de su desembocadura, el río Villahermosa y rodeada de montañas con parajes de extraordinaria belleza, donde la fauna local ha tenido a bien contribuir a alegrarnos un extraordinario día de senderismo por una de las mejores rutas de la Comunidad, en nuestra opinión. Argelita parece haber existido ya en la época romana, y se ha afirmado que Estrabón y Rufo Festo Avieno ya habían citado el lugar. Parece haber sido una posesión de Zayd Abu Zayd y de su hijo Fernando, que residieron en el Castillo Palacio de Argelita, siendo controlada la zona por moriscos hasta finales del siglo XV, cuando pasa a manos de la Corona, quedándo casi despoblada tras la expulsión de los moriscos. Entre los monumentos que aún permanecen debemos destacar el Castillo del Buey Negro, objetivo principal de la ruta de hoy, situado en el paraje de La Muela, sobre un meandro del encajonado río de Villahermosa, cuyas altas y escarpadas paredes ( a 748 metros de altitud) protegían la mayoría de su base de un posible acoso enemigo; existente ya en el siglo XII, dejó de ser utilizado bastante pronto, siendo preocupado en el siglo XIX por dos masías que utilizaron parte de los elementos del castillo para su construcción, por lo que actualmente quedan algunos lienzos de muralla y restos de torreones como residuos de la época antigua. Además del Castillo hay que citar las dos torres, resto del antiguo Palacio Real de época andalusí, que quedan en el centro histórico: la Torre Redonda, existente ya en 1252, tiene una planta baja y dos alturas; a su alrededor hay actualmente diversos nichos de excavación arqueológica en busca de nuevos datos sobre el Palacio Real y posibles restos de épocas más antiguas. La Torre Cuadrada, más próxima al río, no formaba parte del Palacio, siendo una estructura defensiva, con planta baja y tres alturas, con sillares en las esquinas y almenas. La iglesia parroquial, barroca, fue construida en el siglo XVII y es otro lugar recomendable, al lado del palacio y las torres; en el lateral hay un pasadizo con una arcada metálica, que recibe el nombre de El Portilla de las Almas, donde existió hace tiempo un pequeño cementerio.

Parking Panel Informativo Panel Informativo Panel Informativo

Enseguida comenzamos a subir por camino asfaltado y pronto nos desviamos hacia la derecha por senda. Encontramos unos hitos que nos indican el desvío.

Camino Señal Camino Senda

Esta senda desemboca en una pista que cogemos hacia la derecha. Llegamos hasta un cruce, a este punto volveremos al finalizar la aventura de hoy, de momento giramos hacia la derecha siguiendo las señales del SL. Llegamos hasta otro cruce, esta vez de sendas, giramos hacia la izquierda, sin parar de subir.

Senda Senda

Llegamos hasta otro punto importante, un cruce de pista y senda. Aunque las señales del SL indican seguir la senda de la izquierda, esto lo haremos a la vuelta, ahora giramos hacia la derecha por pista.Es imposible dejar de mirar el cañón del río "Villahermosa", que maravilla...

Vistas Pista Vistas Vistas

Llegamos a otro punto importante, de nuevo cruce de pista y senda. Esta vez giramos hacia la derecha, siguiendo el SL. Después de pasar junto a una casa de campo, comienza la parte más dura de toda la ruta. Una fuerte pendiente, que hay que tomarse con calma. Aprovechando cada parada para tomar aire, para girar la cabeza y disfrutar del entorno. Llegamos hasta el "Collado de la Muela", el SL va por detrás de la casa en ruinas, pero podemos ir también por la pista que llevamos. Enseguida llegamos a la falda de la "Muela", donde hay un panel informativo. Tenemos que estar atentos al G.P.S porque cuando el camino gira hacia la izquierda y hacia arriba, tenemos que seguir recto por una senda no señalizada. Esta senda nos sube, en zig-zag, hasta el "Castillo del Buey Negro".

Información de Interés

Se trata de una fortaleza de grandes dimensiones, por lo que fue el castillo dominante de una gran extensión de territorio en el que estaban incluidas numerosas poblaciones. No podemos datar el origen de su construcción, sin embargo, se pueden encontrar documentos de finales del siglo XII, en los cuales ya se habla de la existencia del mismo. El castillo se encuentra en una elevada montaña en el límite de los términos de Argelita y Ludiente, en el parapeto rocoso que se desploma sobre el estrecho que forma el río Villahermosa antes de llegar a la población, a 748 metros de altitud. Su acceso está protegido por lienzos de muralla y una torre que defiende la entrada. En su interior, se encuentra una torre de planta ligeramente rectangular, levantada en robusta piedra de cantería. Por tanto, se trata de una mesa rocosa (muela), con lo que queda de una hisn (fortificación), documentada en 1178 que fue linde entre las diócesis de Segorbe y Tortosa. Tuvo una clara relación con el núcleo andalusí de Argelita en época islámica. Este castillo pronto dejó de ser utilizado. Sin embargo, en el siglo XIX, es reocupado el lugar por dos masías para tareas agrícolas. Aprovechando, para su construcción, muchas de esas piedras. Actualmente, está en ruinas, apreciándose los lienzos de murallas y los basamentos de torreones. Era un recinto fortificado desde el este hasta el sur, siendo el resto totalmente inaccesible, delimitando la cima. La actual forma castellanizada del nombre Buey Negro aparece documentada a partir de 1247. Su nombre parece provenir de un término botánico: Bu Nerzo. La leyenda cuenta: "Cuando las tropas de Jaime I amenazaban la población, los hombres útiles de toda la comarca se refugiaron en el Buey Negro. Asediada la fortaleza, fueron inútiles las tentativas de fuerza hasta que en una noche oscura, recogidas más de mil cabras montesas, fueron emboladas con estopa y resina, obligándolas a ir en determinada dirección. Los refugiados que vieron trepar tantas luces por cortaduras y verticales, creiendose perdidos, algunos buscaron una muerte heroica y otros se despeñaron por las cortaduras".

Lo primero que encontramos son unas antiguas masías y un "Aljibe", justo delante de estas masías hay un increíble mirador, que aprovechamos para almorzar.

Cartel Abrigo para ganado Aljibe Vistas Masía Mirador Vistas Vistas Vistas Masías

Después de un café bien caliente, volvemos hasta la senda de entrada y seguimos hacia la derecha. Enseguida llegamos hasta la "Torre y la muralla del castillo". Junto a la muralla, nace una senda, algo estrecha y expuesta que nos lleva hasta la "Ventana de Ludiente", un agujero en la roca por el que podemos ver el cielo al otro lado. Al pie de la "Ventana", alguien ha depositado, y fijado convenientemente, un botijo de alfarería, en el que se encuentra un nacimiento de figuras en miniatura.

Senda Castillo Muralla Muralla Castillo Castillo Vistas Vistas Castillo Ventana de Ludiente Ventana de Ludiente Vistas Botijo Botijo

Desde la ventana se puede seguir por la cresta hasta la punta, aunque el acceso es difícil y arriesgado, nosotros recorrimos un pequeño tramo hasta llegar a unas rocas, donde disfrutamos de unas buenas panorámicas. Una vez echas las 1000 fotos, desandamos lo andado hasta la muralla. Unos pocos metros más adelante de esta, nos desviaremos hacia la derecha por lo que parece un barranco, monte a través. La subida es fuerte, así que nos lo tomamos con calma. En la parte alta encontramos unos lazos enganchados en las ramas de los árboles que nos guía hasta llegar a una senda bien definida. Esta senda nos lleva hasta la parte más alta, estamos en la cima del "Muela".

Cima Cima Vistas Cima

Volvemos por donde hemos venido, eligiendo el mejor paso para bajar de este promontorio. Llegamos hasta las masías y seguimos bajando. Llegamos hasta el cruce por donde hemos subido por la mañana. Ahora seguimos recto por la pista. Después de un tramo largo, llegamos hasta el otro punto del día. Giramos hacia la derecha siguiendo las señales del SL. Esta senda nos lleva hasta el otro punto de cruces de caminos, giramos hacia la derecha por pista. Al poco enlazamos con el track de subida y solo tenemos que seguir nuestras huellas hasta llegar de nuevo al coche, dando fin a una estupenda ruta por los alrededores de "Argelita".


Indice de RutasSierra de Espadan
Foto de Tevin Trinh